LA SEMANA SANTA, ATRACTIVO TURÍSTICO DE LA COSTA GRANADINA

0
1066

SE PRESENTAN EN MOTRIL LOS CARTELES QUE SERAN EXPUESTOS EN FITUR 2014

DOMINGO LÓPEZ FERNÁNDEZ

Fitur 2014, la Feria Internacional de Turismo que se celebrará en Madrid durante los días 22 al 26 de enero, ya tiene reservados los dos carteles representativos que van a ser expuestos en el stand de la costa granadina. Precisamente se daban a conocer el pasado fin de semana en dos presentaciones públicas que han gozado de la general aceptación del público, entre el que se encontraban miembros representativos de las cofradías y hermandades de la ciudad y conocidas personalidades del mundo empresarial.

El primero de los actos tenía lugar el sábado, 18 de enero, en el salón de actos del Centro Cultural de Caja Granada y quedaba protagonizado por la Asociación Francisco Javier de Burgos y la correspondiente a los Hosteleros de la Costa Tropical. Como todos los años, y ya van cuatro ediciones,  se daba a conocer el cartel que patrocinan conjuntamente bajo el lema “Tourism Tradition 2014”, edición que en esta ocasión es obra del artista Julián Molina. El descubrimiento del original formato lo efectuaban la alcaldesa de la ciudad, Mª Luisa García Chamorro, junto al presidente de la Asociación de Hosteleros, Pepe Catena y el Presidente de la Mancomunidad de Municipios, José García Fuentes. Sugerente, llamativo y con cierto parecido a un collage, el cartel acerca al visitante las señeras fiestas de la costa granadina, la semana santa y las cruces, aderezado todo con productos típicos de la tierra y la siempre bella estampa del Cerro de la Virgen de fondo. En su intervención Mª Luisa García Chamorro resaltaba las tradiciones locales y hacía incidir la propuesta de su equipo de gobierno por romper la estacionalidad del atractivo turístico y hacer de Motril y la costa granadina un destino ideal para todo el año.

Por su parte el presentador del cartel, el periodista Fernando Argüelles,  recordaba en su intervención los gratos recuerdos de su niñez ligados a esos particulares días de la pasión de Cristo en Motril. Como bien dijo, ya huele a Semana Santa y el cartel era todo un exponente de ello.  Fernando Argüelles centró su discurso en la costa granadina, un marco que conoce a la perfección. Precisamente quiso incidir en la silueta de la ermita de la Virgen que aparece sobreimpresa en la composición, de la que dijo “simboliza a todas las iglesias de la comarca, donde las tradiciones se confunden con los siglos. Donde la veneración del pueblo entona credos y salves en torno a la Virgen de la Antigua por Almuñécar, la del Rosario en Salobreña, la del Carmen por el Puerto, Torrenueva o la Caleta, las Angustias por su barrio o la Divina Pastora por cualquier calle de Motril. Y, aunque no se vean, está San José con sus costaleros, y la Virgen del Carmen en Castell o la Mamola, San Joaquín en Calahonda, la Virgen de los Llanos en Carchuna y todas y cada una de las costumbres de esta bendita tierra. Este es el cartel del turismo y la tradición”. Argüelles también tuvo palabras para la sugerente muestra gastronómica del lugar, productos exquisitos que el visitante que se acerque hasta la costa granadina podrá degustar en su paladar y que hará de Motril y la costa un referente allá donde vaya.

El domingo, en jornada matinal, y tras un improvisado cambio de escenario por motivo de la tormenta de la mañana, tenía lugar la presentación del cartel oficial de la Semana Santa 2014 que edita la Agrupación de Cofradías y Hermandades de Semana Santa. El acto tenía lugar en el Teatro Calderón y era presidido por la alcaldesa de la ciudad, el presidente de la Agrupación de Cofradías de Motril, el párroco de la Encarnación y el presentador del cartel de este año, el arquitecto José Marín Herrera. Fue el vicepresidente de dicha Agrupación, José Joaquín Jerónimo, quien refirió las primeras palabras hacia el presentador, al que le une gran amistad. Reconoció que este año han querido traer hasta el escenario a una persona que pudiese dar una visión distinta a la de otros años y la elección sin duda ha sido acertada. De José Marín  avanzó que llegaba a Motril en 1960 y que tras realizar los estudios primarios en el colegio de San Agustín y cursar posteriormente el bachillerato, se trasladaba hasta Sevilla para proseguir la carrera de arquitectura. En 1975 José Marín conseguía el premio especial fin de carrera de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla y un año más tarde abría su estudio de arquitectura en Motril, ciudad en la que desde entonces ha desarrollado su labor profesional. Relacionado con el mundo cofrade el vicepresidente de la Agrupación hacía destacar la autoría del proyecto de casa hermandad de la titular del Gran Poder, la  fotografía del cartel de la Virgen de la Esperanza del año 2006 o la desinteresada colaboración que todos los años presta a la cofradía del Santo Sepulcro en la confección de la hoja del libro de venias.

El presentador del cartel del año 2014, José Marín Herrera, iniciaba su discurso aludiendo a la calidad artística de su autor, el fotógrafo Vicente Tamayo Garvayo. Del cartel avanzaba que capta el momento de la salida procesional del paso de Cristo Yacente desde su sede canónica teniendo como fondo la iluminada fachada del ayuntamiento. A su juicio conjuga perfectamente el equilibrio de los elementos que la componen junto a los recursos técnicos que como fotógrafo ha sabido imprimirle. Nada altera su contemplación y en ello se ha de destacar la ausencia de los reflejos tan típicos en imágenes como esta que podrían distorsionar su nitidez. También tuvo palabras para los cofrades, a los que sugirió que vean en la fotografía el sentimiento de la fe y no únicamente la belleza de un paso en la calle. Con un alegato a la defensa de la vida y al propio sentimiento de fe que todo cofrade hace arraigar en su estación de penitencia concluía su intervención afirmando que “el cartel debe de ser cartel anunciador de vuestra fe, de vuestras creencias, de vuestra cultura y pensamientos…, por ello debéis hacerlo público, mostrarlo y defenderlo”.

Concluida su intervención José Marín era correspondido con una placa, reconocimiento que se hizo extensible al presentador y pregonero del año anterior, a los que en su momento y por imponderables no se les pudo hacer su entrega.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí