El Faro

SEGÚN DEL LADO DE LOS 50 CM

ELECCIONES…

MANUEL MARÍA

… se acercan -por desgracia o por suerte- las elecciones. Todos somos testigos, latentes y patentes. Todos lo podemos ver, oír, presenciar, sufrir… Todas las ciudades, al menos la mía, la nuestra, se encuentran revueltas, alteradas, levantadas, en obras… todo lo que no se ha hecho de aquí a tras, se hace ahora, o al menos, eso se intenta transmitir…

Cosa ésta extraña, yo siempre me he preguntado si lo mismo no se podría haber hecho antes, si no se podría haber arreglado o remediado antes, y no esperar a las elecciones, pero, a fin de cuentas ¿Qué sabemos los probes ignorantes?, si solo podemos depositar la papeletita en la urna y asegurarles a ellos – ¡la casta!- la poltrona durante cuatro años.

Una poltrona que conlleva un buen salario, un buen puesto, unos buenos contactos y como no, un buen y predecible, en la mayoría de los casos, futuro; y que nosotros, con nuestra papeletita, les facilitamos o les aseguramos. Además, es en estos momentos, solo, única, y exclusivamente cuando se acuerdan o cuando cuentan con nosotros. ¿No se han dado cuenta?

Es ahora, solamente en la proximidad de éstas fechas, cuando nos hacen caso, cuando nos escuchan, aunque estemos diciendo tonterías, pero “ellos” nos siguen escuchando con una amplia sonrisa, y son, o al menos eso aparentan, son todo orejas. Que pena ¿no?, pero todos somos más o menos conscientes de que es así.

En mi pueblo, perdón, en mi ciudad, se presentan al menos nueve o diez candidaturas… ¿Alguno de ustedes se ha parado a pensar que de tantas candidaturas –listas- en las pocas de ellas en las que las féminas son número uno, son candidatas a la alcaldía?. Si no estoy equivocado, cuatro, creo, como digo, solo cuatro… Sí, sí, me parecen pocas… hoy en día, me parecen pocas liderezas…

No ya por la Ley de Paridad, particularmente me parece una chorrada, no se puede obligar a tener inteligencia a ninguna persona, o grupo, por edad, por color, por sexo, por nada… Así que como digo, no por Ley, si no por raciocinio, por motivos palpables… al menos hoy en día. Estamos hartos de que nos demuestren –ellas- que pueden llegar a ser mejor que nosotros en infinidad de cosas, así que, como decía aquel: “blanco y en vasija…”.

Volviendo a mi ciudad, no hemos terminado con la calle Ancha… En el pleno sentido de la palabra.

No ya, no se han terminado las que están resultando tan dañinas, sobre todo para los ciudadanos, los residentes allí; y no hablemos ya de los pobres comerciantes de la zona que las están padeciendo… a la par que estamos viendo los posibles errores que se van cometiendo a medida que avanzan. Pero no, no me refiero solo a eso, que ya sería bastante, me refiero, a las  nuevas que se quieren acometer en el barrio…

La construcción de un edificio de servicios sociales, según se anuncia. Un centro social, creo que le llaman en la prensa. Como toda reforma, conlleva dos bandos, al menos, a saber: unos a favor, y otros, en contra. Como siempre, o casi, los de enfrente suelen ser los vecinos.

Según palabras de una de las vecinas, lo que ellos, los vecinos, quieren, no es, ni mucho menos, que no se construya dicho edificio; no es, ni de lejos, que no se faciliten los servicios,  las ayudas, que allí se pueden aportar a  ellos mismos, un gran número, con cierta edad; no, todo lo contrario, dicen estar a favor de ello, pero eso sí, que se escoja otro sitio para su ubicación; otro sitio que no venga a eliminar un hasta ahora, y siempre según ellos, pequeño parque para sus mayores, o para sus niños; una pequeña zona verde; un pequeño pulmón para su barrio; como ellos definen a la ubicación elegida por el Ayuntamiento.

Que yo me pregunto otra cosa: ¿ese solar en cuestión no fue donado al Ayuntamiento por alguien? Y digo yo: ¿en esa donación no se hizo una declaración de intenciones, a saber, a que iría destinado el mencionado solar?, no sé, pregunto.

Pero claro, como decíamos antes, las fechas, o sea las elecciones se imponen, y hete aquí, que tras la tozudez de ambos bandos, parece que se ha impuesto la conveniencia.

Al parecer, las pruebas, según algunos, lo demuestran. Las obras se han cuando menos paralizado. O así parece demostrarlo el echo de no solo no haber comenzado las mismas, si no que se han retirado la señalización puesta al efecto.

De las dos reuniones que el Ayuntamiento, o sus miembros, dicen haber mantenido con la vecindad para informar de las mismas, solo puedo decir, que tan solo en una reunión, al inicio de las obras, antes también mencionadas, pues, como digo, al inicio de las mismas, en dicha reunión, se intentó, por parte de ellos, colar el tema; cosa que por otra parte no resultó, puesto que la mayoría allí presente, de los ciudadanos, me refiero, no consideramos el momento, ni la reunión adecuada para tratar ese tema, puesto que creímos estar allí para tratar otra cosa. De lo demás no puedo decir  nada, puesto que  no solo  no he asistido, es que ignoro, incluso, su existencia.

Veremos a ver en que acaba todo esto. Ahora, como digo, es gracioso, o no, pero todos los futuribles, se funden en saludos, presencia, buenas palabras, promesas, apariciones…

En fin, cumpliendo con su trabajo, que dirían ellos. Mucha suerte para todos, aunque a algunos les deseo mejor suerte que a otros -esto también es normal ¿no?-. Cada quien es cada cual, incluso en sus creencias.

Bueno pues para acabar, recordarles que el mismo día, según parece, votamos también a Europa.

Así que, un pequeño consejo: “piénselo bien antes de depositar la papeletita”

Un saludo. ¡Ah! Y por favor, no lo olviden… INTERACTUEN…

URL: http://www.elfaromotril.es/?p=114346

Escrito por ElFaro en 14 may 2019. Archivado bajo Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

WordPress Blog

Galería de fotos

Acceder WordPress主题
Wp Advanced Newspaper WordPress Themes Gabfire