El Faro

Sábado de Pasión: El Grupo Joven del Gran Poder crea escuela cofrade en el barrio de las Monjas

Por, Domingo A. López Fernández

En la antesala del Domingo de Ramos, el popular barrio de las Monjas tiene conferido desde hace ya unos cuantos años el poder ver desfilar por sus calles una procesión de fe que precede a los desfiles oficiales de semana santa. Son sus protagonistas los niños y jóvenes de Motril, que por curioso que parezca atesoran ya en su corta edad la esencia cofrade que está creando verdadera escuela pasionista en sus venas. Supervisada en todo momento por la Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder, la procesión del llamado Cristo de Burgos y María Santísima de la Trinidad recorre las principales calles de este populoso barrio para hacer una llamada a la fe y recordar a todos los vecinos que ya nos encontramos en semana santa. Una tarde primaveral, con temperaturas más que veraniegas, ha procurado que el desfile penitencial de los jóvenes trascurra dentro de la normalidad más absoluta y con unmasivo acompañamiento de fieles. Motril ha sabido, pues responder a lo grande a este primer pase procesional que se encuentra exento de su transcurso por carrera oficial.

EL PASO DEL GRUPO JOVEN DEL GRAN PODER ANTE LA IGLESIA DEL CARMEN

Con extrema puntualidad la procesión del Cristo de Burgos ha iniciado su salida a la hora anunciada, las 17:30 hrs de la tarde, momento en el que la conocida saetera María Ángeles Sáez, hija de la también saetera Ángeles Fernández, ha pulsado la llamada a las “puertas del cielo” en la casa hermandad de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder. En ese momento ha comenzado a formarse el cortejo procesional abriendo paso la cruz de guía del Grupo Joven flanqueada por dos faroles a los que han seguido numerosos jóvenes en edad infantil portando báculos presidenciales y los significativos atributos de la pasión. A partir de ahí se ha formado un ordenado séquito en el que se ha dejado ver el guion de la joven sección flanqueado por pequeños tamborileros, junto a cruces pasionistas, madrinas, ciriales, incensarios y toda una nutrida cohorte de niños vestidos con el hábito penitencial de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder. Con esta disposición el cortejo se ha articulado en dos filas que han aglutinado a un total de 110 niños y un sobrado cuerpo de costaleros de ambos sexosque ha quedado compuesto porcuarenta jóvenes que han podido realizar los consabidos relevos con gran comodidad.

Fiel a su cita, el cortejo del Cristo de Burgos ha enfilado la calle Monjas hacia el sur para solicitar la venia en el palco de horas que todos los años se erige junto al convento de las Reverendas Madres Nazarenas. Allí esperaba el paso el hermano mayor de la hermandad de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder, José Molina, junto a Francisco Ruiz, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Motril, Francisco López Morales en calidad de capataz del paso de la hermandad y el joven Alejandro Urquizar, vocal de la junta de gobierno  de la misma. Hasta el lugar se ha acercado el pequeño cofrade portador del libro de venias para obtener su refrendo con la firma de las autoridades presentes.

Como es habitual el paso del Cristo de Burgos y María Santísima de la Trinidad ha marchado precedido del cuerpo de incensarios, exhibiendo en su ornato una decoración que es similar a la que muestra el de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder en su estación de penitencia del miércoles santo. El pequeño Nazareno es obra propiamente motrileña, pues ha sido realizado en barro cocido por el hermano de hermandad Jesús Ortega en el año de 2016, mientras que la imagen mariana ya había sido adquirida años antes y se encontraba depositada en la casa de hermandad. Marcha el pasodirigido por su tradicional capataz, Adrián Sabio, quien tiene a su cargo a dieciocho jóvenes costaleros de ambos sexos que han seguido sus indicaciones con un rigor y un porte verdaderamente exquisito. Este año, como novedad, se ha incorporado al mismo un cuerpo de acólitos que han flanqueado el paso con cirios encendidos, lo que le ha conferido una mayor solemnidad y porte. Finalmente ha cerrado el cortejo la Asociación Musical de Nuestra Señora del Carmen de Calahonda, que como viene siendo habitual ha interpretado magistralmente las marchas que la hermandad ha seleccionado de entre su completo y variado repertorio.

EL PASO DEL GRUPO JOVEN ANTE SU CASA DE HERMANDAD EN CALLE MONJAS

Con un masivo acompañamiento de público durante todo el recorrido la procesión  del Cristo de Burgos ha seguido un itinerario que ha partido desde la casa hermandad para continuar por la calle Monjas, Buenos Aires, Rambla del Carmen, Cañas, San Roque, Agustín de Foxá, Barranco de las Monjas, Jaime Ferrán y Monjas, procediéndose desde aquí el encierro, hecho que ha acontecido a las 21:15 horas de la noche.Momentos estelares del transcurso del séquito infantil se han podido ver a la salida de la casa hermandad, el instante de la firma de venias y el cántico de una sentida saeta desde un balcón de la calle Barranco de las Monjas que ha tenido como protagonista a la saetera María Ángeles Sáez. Y como no, la extensa “petalada” de flores  que ha rociado el paso del Cristo de Burgos al término de las mismamientras que el público aprestado en las aceras prorrumpía en enormes aplausos a la artista.

URL: http://www.elfaromotril.es/?p=112873

Escrito por ElFaro en 15 abr 2019. Archivado bajo Cofrade, Destacados, Galerías, Imágenes, Portada. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

WordPress Blog

Galería de fotos

Acceder Free WordPress Themes
Wp Advanced Newspaper WordPress Themes Gabfire