El Faro

ALGO MÁS QUE PALABRAS

SE NOS HA CONGELADO EL CORAZÓN

“Hemos olvidado el deber más humano e innato que hemos de poseer, acoger a toda vida, respetarla y amarla”

VÍCTOR CORCOBA -Escritor-

Vivimos tiempos tan confusos como convulsos, dejándonos entumecidos los andares y adormecidos el alma, esclavos de intereses mezquinos, pensando que nos bastamos a nosotros mismos y que la felicidad radica en las loas de un placer posesivo, a través de una vida completamente virtual, crecida en posesiones y desbordada por un poderío que nos lleva a pavonearnos, mediante un tener que es verdaderamente mundano. Se nos ha congelado el corazón. Esta es la triste realidad. Y así, andamos más apagados que una caja mortuoria, y lo que es peor aún, sin apenas consuelo para poder levantar la mirada y reiniciar otro rumbo. Desde luego, nos hace falta otro espíritu que nos asiente sobre otras coordenadas más auténticas, si en verdad queremos transformar el mundo en el que vivimos. Sabemos que la mejor estrategia para prevenir conflictos es el respeto a los derechos humanos; sin embargo, continuamos siendo irrespetuosos e inhumanos con nuestros análogos. Todavía hay cierta resistencia, por parte de algunos países, a respaldar las acciones de Naciones Unidas. Sea como fuere, está visto que nos falta crecer por dentro para poder activar otra mentalidad más generosa. El amor se nos ha enfriado y la tentación de aislarse, tan propia del momento actual, disminuye el entusiasmo de compartir sin límites. Por eso, sólo el corazón nos dice lo que es preciso hacer: ¡Sintonicémonos!

Hay quien tiene el deseo de amar, pero le falta el impulso de esa verdadera capacidad, y no acierta a ver a su compañero de ruta, para poder hacer el corazón con ambos pulsos. En ocasiones, además, nos falta entusiasmo hasta para amarnos a nosotros mismos. De esta forma, tampoco podemos comprender nada. No pasamos de lo emocional. Lo que si crece bajo esta atmósfera es la maldad, desalentando ese vínculo de afectividad que todos necesitamos para reencontrarnos y encontrar lo más valioso, como la dignidad, la libertad, o el profundo deseo de acompañarse y dejarse acompasar. Por cierto, cada día son más las naciones que piden acceso humanitario ante el aumento de necesidades de todo tipo. Millones de personas en todo el planeta carecen de acceso básico y de servicios esenciales. Ciertamente, cuando se desvirtúa el amor, de nada sirven las palabras, pues la soberbia nos disuade a ver la desesperación del hambriento, el mismo sufrimiento diario de la gente, lo que nos impide abrirnos a los débiles y a los pobres. Por desgracia, hemos olvidado el deber más humano e innato que hemos de poseer, acoger a toda vida, respetarla y amarla. Ahora bien, nunca es tarde para despojarse de todo egoísmo, para hallar en esa incondicional entrega la verdadera placidez, siendo más compasivos y sensibles en hacer el bien. De ahí, lo fundamental que es interrogarse y preguntar hacia dónde camina el corazón.

Como ya en su tiempo decía el inolvidable escritor español, Francisco de Quevedo (1580-1645), “los que de corazón se quieren sólo con el corazón se hablan”; y, en verdad, nuestro armónico gozo reside acá, hasta el extremo que es la fuente de nuestra existencia. En cualquier caso, es público y notorio, que la peor caminata es una marcha sin latidos, sin alma, porque de ella emana la vida. No nos confundamos, pues, y sí cuando decimos que es hora de compartir más ampliamente los beneficios del crecimiento y la globalización, estamos indicando que lo esencial es avanzar ensamblados, y que, por tanto, ningún poder humano puede jamás violentar el sagrario de cada cual, ya que son aquellos corazones fusionados los únicos que pueden fecundar los sueños. Dejen, en consecuencia, que nos podamos fortalecer mutuamente unos a otros. Ya está bien de tanta indiferencia. El mero crecimiento económico tampoco basta para llevar a buen término esa ansiada humanización de la especie. Quizás tengamos que universalizarnos más, superar nuestras frialdades, y convertirnos en una sola voz reconciliada, para poder ser luz, en medio de un orbe oscuro. Ojalá aprendamos a escucharnos, a tomar conciencia de lo que soy, y a dejar hablar solo al amor, con lo que esto conlleva de gratuidad (donarse sin más) y de poesía (sin poder jamás-de auxilio siempre). Al fin y al cabo, el lenguaje del corazón es poético, únicamente se requiere níveo sentimiento para concebirlo y expresarlo.

URL: http://www.elfaromotril.es/?p=112494

Escrito por ElFaro en 8 abr 2019. Archivado bajo Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Weboy

Galería de fotos

Acceder Weboy
Wp Advanced Newspaper WordPress Themes Gabfire