El Faro

María Teresa, siempre en el recuerdo…

MARÍA TERESA, SIEMPRE EN EL RECUERDO…

JOSÉ MANUEL GONZÁLEZ -Periodista-

En estas fechas de Navidad llegan momentos de encuentros y reencuentros entre familiares y amigos, sin embargo, la familia Fernández Martín sigue estando incompleta. Se echa en falta la presencia de María Teresa, la joven motrileña que desapareció un fatídico 18 de agosto del año 2000. Su familia la recuerda cada día, pero en jornadas tan señaladas, la ausencia se hace mayor, seguramente insoportable, porque se agolpan los momentos vividos y la juventud de una hija, una hermana, una amiga que se marchó sin despedida alguna. Hoy, mirando las redes sociales, me topo con una carta lanzada al mundo, escrita por una madre que solloza en silencio una Navidad enmarcada en la añoranza más cruel. En el más profundo de los sentimientos humanos. Una misiva que desborda coraje y reclama algo tan sencillo como un beso de despedida, volver a mirar a una cara angelical llena de vida mientras rememora con esencia de madre -con mayúsculas- la vestimenta que lució su hija aquel día de infortunio. Su pelo, su rostro de princesa ilusionada.

Una madre que clama al cielo y le habla sin tapujos a la virgen María: ¡ayúdame! No es para menos, le arrebataron a una hija en la “flor de la vida”. Pero la esperanza sigue intacta, y el corazón grita “te quiero, te amo con todo mi alma allá donde estés”, en el convencimiento firme y certero que seguirán buscando a María Teresa mientras la vida sea vida.

Hoy, su madre, ha vuelto a hablar: ” Hija de mi vida cuanto te echo de menos, quien pudiera darte aunque sea un último beso, cuando cierro los ojos y recuerdo la fatídica noche te veo tan guapa, con tu pantalón burdeos y tu camiseta azul con tirantes, tu melena larga, qué guapa mi princesa, cuando me distes el beso y yo te dije ten cuidado cariño. Dios, quien me iba a decir a mí que no te vería más, porque a ti mi niña, te echo tanto de menos, que vida tan injusta, nos acordamos de ti a cada momento, por es en estas fechas le pido a la virgen María que me ayude, ella es madre y sabe cómo duele que te arranquen a un hijo en la flor de la vida, allá donde estés María Teresa, quiero que sepas que te amo y que te quiero con toda mi alma y que no dejaremos de buscarte, un abrazo hija mía”.

MARÍA TERESA FERNÁNDEZ, EN EL AÑO 2000 (Foto: Archivo)

Un testimonio desgarrador pero lleno de amor, dulzura y cariño que arraiga en las entrañas. Ahora y siempre, familia querida, creo que Motril os brinda el mayor de los abrazos, para que vuestra pena sea menos pena, para que cada alborada o crepúsculo de esta Navidad no se torne permanentemente fuego arrasador, sino llama de luz impregnada de esperanza.

Las lágrimas aflorarán, llenas de una melancolía nacida en lo más profundo del corazón y el alma, por ello, si de algo vale, tenéis el arropo y la consideración de una comarca que tampoco olvida, que se resigna como vosotros a no volver a ver a vuestra hija, a la hermana, a la amiga.

María Teresa, en el rinconcito del mundo en el que habites, que sepas que a pesar de la incertidumbre y la desazón, imaginamos una sonrisa en tu cara para poder seguir andando el camino.

A pesar de todo, familia, no estáis solos… y os mando un cariñoso Feliz Navidad.

Todos te esperamos Tere, no lo dudes, pues tu recuerdo sigue intacto, como el primer día de tu inesperada marcha hace dieciocho años…

URL: http://www.elfaromotril.es/?p=106352

Escrito por ElFaro en 23 dic 2018. Archivado bajo Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

mugen 2d fighting games

Galería de fotos

Acceder Premium WordPress Themes
Wp Advanced Newspaper WordPress Themes Gabfire