El Faro

ALGO MÁS QUE PALABRAS

SER DUEÑO DE UNO MISMO

VÍCTOR CORCOBA -Escritor-

Me gustan aquellos gentíos que son dueños de sí mismos, que no juzgan y tienden manos, aquellos que miran a los demás sin etiquetas, con la mirada del consuelo y las lentes de la generosidad, porque actuando así se construye un mundo más habitable y humano. También me apasionan aquellos foros de diálogo sincero que encuentran ámbitos de acuerdo y resuelven problemas juntos. Por el contrario, me desaniman los que se desentienden de todo y practican la indiferencia ante su análogo. Han perdido el corazón. Sólo ven por los ojos del dinero. A pesar de ello, creo que la legión de bondadosos es superior a la de los inhumanos. Algún lector me dirá, ¿y eso por qué? Quizás sea algo innato, puesto que no se puede cimentar nada, sino es a base de la compasión, que es lo que nos embellece al mostrarnos auténticos, originales en definitiva. Precisamente, desde esa originalidad del desprendimiento de uno mismo en favor de los otros, de nuestros semejantes, es cómo podemos alcanzar una sociedad floreciente; con unos moradores en los que realmente cada uno viva para los demás, y los demás vivan para cada uno.

Reivindiquemos ser dueños de uno mismo en una sociedad que tantas veces nos roba hasta nuestra propia esperanza de subsistencia. Justo por ello, hoy más que nunca, necesitamos reencontrarnos. Caminar unidos para trabajar por la justicia, despojados de todo poder, ya que lo importante es servir, no servirnos de la gente. Sólo así activaremos lo armónico. El día en que todos los seres humanos se abracen a sus latidos, a su paz interior, será un signo evidente de que hemos hallado la comunión entre todos, a través de lo que somos: más espíritu que cuerpo, más verdad que mentira, más bondad que maldad. Por tanto, bajo esta galaxia poética, hemos de abrir las puertas del alma a refugiados y migrantes. Un corazón que encierra, destruye lo mejor de sí, que es el donarse. Por muy desdichado que uno sea, siempre se puede dar aliento a alguien; y, en todo caso, indignarse ante el mal. Todos, absolutamente todos, tenemos la responsabilidad de hacer frente a tantos sembradores de odio y venganza, cada cual desde su posición, si en verdad queremos levantar un porvenir digno para todos, de respeto a los derechos humanos y de acatamiento a los valores y principios inherentes a nuestra existencia.

Para desgracia nuestra, continuamos viviendo en ese estado de amenaza permanente, de esclavitud ante una caterva de explotadores a los que habría que reconducir hacia una vida más sensible con el soplo humano. La tarea no es imposible. Es cuestión de querer, de asumir este deber, el de respetar la libertad de cada uno. Ya está bien de tanta propaganda, de tanto engaño y manipulación. Conocemos los horrores del pasado. No los repitamos. Recapacitemos ante el reconocimiento de los mutuos derechos y el cumplimiento de los respectivos deberes. Hagámoslo con empeño, considerando a todo individuo por minúsculo que nos parezca, como parte nuestra, como parte de ese progreso social que ha de hermanarnos sin exclusión alguna. De ahí, la necesidad de una autoridad pública de alcance global, que contribuya a promover y a defender, junto a ese bien colectivo planetario, ese orden moral en la que el ser humano sea señor de sí y esclavo de nadie. Ahora bien, uno tiene que aprender a dominarse a sí mismo, con la libertad que esto requiere, y la solidaridad que ha de verter, para que no surjan divisiones. Si hay que alzar voces que sea para una reconciliación efectiva.

A veces pienso que es hora de los grandes encuentros, de las célebres conjunciones de ideas, de las insignes escuchas, de los inmensos anhelos en suma. Requerimos estampar una nueva dirección en el mundo, al menos para ser más tolerantes y comprensivos, para abrirnos a una nueva historia donde la humanidad en su conjunto se reconcilie con ella misma y, de este modo, se pueda activar otro mundo más avenido. El incumplimiento de nuestras obligaciones más innatas nos perjudica gravemente a todos. Por eso, es fundamental la reconstrucción de una sociedad más humilde, en la cual todos tengamos cabida, pues hasta el momento presente andamos demasiado endiosados y caprichosos. Hemos de abrirnos, pues. Actitudes como el lanzamiento del Año Europeo del Patrimonio Cultural 2018 en Bélgica es lo que hace crear conciencia de lo mucho que podemos hacer unidos, celebrando nuestra propia diversidad cultural y compartiéndola con el resto de los continentes. Así se llevarán a cabo actividades de sensibilización en todo el mundo, con la ayuda de las delegaciones europeístas. Por ejemplo, la Delegación de la UE en Japón tiene previsto lanzar un calendario sobre el Año y la Delegación de la UE en México está preparando una exposición sobre el patrimonio cultural de Europa, por citar sólo algunos eventos. Al fin y al cabo, la cultura nos injerta conocimientos de nuestra continuidad histórica, lo que nos permite reflexionar sobre maneras de pensar y vivir, y esto siempre es bueno para acrecentar lo de ser dueño de uno mismo. Ojalá, viendo nuestra propia genealogía, aprendamos a ser sirvientes de una conciencia ennoblecida y pura.

URL: http://www.elfaromotril.es/?p=100017

Escrito por ElFaro en 31 ene 2018. Archivado bajo Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

WordPress Blog

Galería de fotos

Acceder Free WordPress Theme
Wp Advanced Newspaper WordPress Themes Gabfire