El Faro

FINIS AFRICAE

EL LEGADO DE DON JOSÉ LÓPEZ LENGO

FRANCISCO GUARDIA -Escritor-

Con motivo del reciente fallecimiento del que fuera colaborador de este periódico en su etapa de papel D. José López Lengo, cronista de la Ciudad, los medios de comunicación locales se han volcado en difundir la noticia recordando la excelencia de su persona y lo relevante y característico de su obra en la que, de manera para él natural, aunaba erudición y amenidad.

Sus familiares y amigos agradecemos este reconocimiento de sus méritos que deja en nuestras almas un poso de balsámico consuelo y nos ayuda a soportar su ausencia. Ya no lo veremos presentar un flamante libro, no descubriremos en la prensa un nuevo y siempre original artículo, será imposible comentarle una duda etimológica o relacionada con lugares y personajes del Motril desvanecido en las brumas del tiempo, echaremos de menos en la radio sus gratas evocaciones del ayer motrileño -mano a mano con Antonio Esteban Lirola y otros colegas- en “el Baúl de los Recuerdos”, a los agostos les faltará algo sin su peregrinación estival al puerto y Torrenueva para reencontrarse con viejos amigos, subir al cerro de la Virgen en reverente visita al santuario de su Patrona, o pasear por el camino Patria y los aledaños de la plaza de la Aurora que le traían tan gratas remembranzas. Pero nos queda su obra y el recuerdo de los quehaceres compartidos.

Como Motril es una noble ciudad y uno de los distintivos de los pueblos nobles es honrar a sus hijos ilustres, tenemos la seguridad de que, no tardando mucho tiempo, alguien en la corporación municipal promoverá la idea de dedicar al benemérito paisano una calle o plaza -sin quitar el nombre a una con denominación tradicional ni despojando de ella a otra persona, que son cosas que sé no le gustarían- que haga perdurable su recuerdo. Precisamente a él que tanto tiempo dedicó a recordar la historia de nuestro callejero en aquellos “Topónimos Motrileños” publicados en la desaparecida revista “Mucho de Motril”, donde quedaron para siempre impresas noticias sobre su antigüedad, origen del nombre, y vecinos que las poblaron ya formaran parte de las élites dirigentes o fueran comerciantes, médicos, abogados, deportistas, escritores o personajes populares pues para él todos eran igual de importantes e infundían carácter al entorno urbano.

Más de una vez intenté animarlo a recopilar aquellos topónimos, unirles los que se quedaron sin salir a la luz por desaparición de la revista y publicarlos en forma de libro. Creo que incluso en alguna colaboración en este medio me refería hace tiempo a este asunto. Pero a él siempre le pareció que se trataba de un trabajo de escasa importancia, quizá porque al haberse basado al escribirlo en su memoria prodigiosa para los hechos y nombres de personas, prácticamente no había tenido que investigar nada y le había resultado muy fácil redactarlos.

Sin embargo cualquiera que los haya leído ha podido percibir la cantidad de datos que atesoran y que al no estar registrados en otro sitio se perderían sin remedio si no hubieran sido puestos por escrito. Ocurre con la pequeña historia algo parecido a la imagen de la estela dejada por una nave: si no se fotografía en ese momento, nadie la podrá ya representar. Todas las ciudades de importancia, algunas mucho menores que Motril, disponen de un libro dedicado a sus calles y plazas; Motril tiene escrito el suyo ¿no sería buena idea publicarlo?

Como realizaría una labor meritoria quien se decidiera a ir publicando los trabajos que en forma de manuscrito aguardan al inteligente y generoso mecenas que los convierta en letra impresa para disfrute de todos. Nos consta que esperando la ocasión propicia existe una interesante monografía titulada “Motril. Episodios de la Guerra” y un extenso catálogo de imágenes de paisajes y personajes motrileños (pinturas, dibujos y grabados) con sus oportunos comentarios que lleva el título de “Motril en las artes gráficas”. Ambos se merecen una edición decorosa con un estudio preliminar que podría llevar a cabo brillantemente el historiador don Domingo Antonio López Fernández amigo del autor y buen conocedor de su obra.

Otros escritos ocuparon su incesante actividad, pero la partida al encuentro del Creador le privó del tiempo preciso para llevarlos al estado óptimo que permitiera darlos a luz. Entre ellos uno al que tituló provisionalmente “Genealogías” y que son lo que indica su nombre: genealogías de personas relacionadas con Motril, tanto ilustres como populares. Una labor que comenzó siendo un simple rimero de notas para ser usadas por el autor como herramienta auxiliar en la redacción de sus artículos y libros pero que después vio que podían tener utilidad para otros, si se ampliaban y sistematizaban. Desgraciadamente le faltó tiempo. ¿Previó don José la cercanía de su muerte cuando escasos días antes nos remitió a algunos amigos copia de este inconcluso trabajo como inestimable regalo que nos ayudará en los nuestros?

Me consta también que hace unos años estuvo documentándose y escribiendo sobre la historia de la primitiva Iglesia española, con una especial atención a todo lo relacionado con la tradición de los Siete Varones Apostólicos, asunto que suelen evitar los historiadores hispanos escaldados por el escándalo de los falsos cronicones, pero que sin embargo suscita la curiosidad investigadora de muchos extranjeros. Ignoro si llegaría a publicar el resultado de sus pesquisas en algún medio que no haya llegado a mi conocimiento. Igualmente en nuestros últimos contactos telefónicos y epistolares me comentó que estaba ilusionado en un nuevo trabajo que no sabía muy bien qué extensión llegaría a alcanzar, consistente en glosar fragmentos de poemas que le habían marcado al leerlos. Uno de estos era “If” de Rudyard Kipling que me recitó por teléfono. No tengo idea de en qué estado se encuentra este proyecto, pero seguramente doña Marina, su esposa, estará al tanto y se podría recuperar pues en esta postrer etapa el excelente escritor parecía encontrar una mayor complacencia en el plano espiritual: música clásica y buena poesía.

URL: http://www.elfaromotril.es/?p=97512

Escrito por ElFaro en 6 dic 2017. Archivado bajo Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

WordPress Blog

Galería de fotos

Acceder mugen 2d fighting games
Wp Advanced Newspaper WordPress Themes Gabfire