El Faro

RELATOS DE LA HISTORIA DE MOTRIL

EL DESTINO FINAL DE LAS FUNDACIONES DEL CARDENAL BELLUGA PARA MOTRIL EN EL SIGLO XVII

MANUEL DOMÍNGUEZ -Historiador. Hijo Predilecto de Motril-

El cardenal Luis Belluga y Moncada nació en Motril el 30 de noviembre de 1632 y murió en Roma el 22 de febrero de 1743. Fue lectoral de Zamora durante dos años (1687-9) y durante dieciséis de Córdoba.

En 1705 Felipe V le hizo obispo de Cartagena, como siempre con residencia en Murcia, región que, en aquellos días enconados de la Guerra de Sucesión, era una encrucijada entre la Andalucía partidaria del Borbón francés y el país valenciano que lo era del archiduque austríaco. El obispo Belluga tomó fervorosa y aguerrida parte por el primero, incluso militar hasta la batalla de Almansa y, por algún tiempo, fue capitán general de Valencia y Murcia. A pesar de esos intensos ligámenes con el trono triunfante, al romper Felipe V con la Santa Sede y expulsar al nuncio, por haber ésa reconocido al archiduque como soberano del territorio por él efectivamente ocupado, Belluga defendió la postura pontificia.

Su reconocimiento, además de por su labor como estadista, militar y religioso, ha de tenerse en cuenta por las pías fundaciones que legó a la posteridad en Murcia y en su ciudad natal: Motril.

No esperó el humanitarismo del cardenal Belluga la hora de la muerte para ceder en beneficio de la sociedad lo que aquella le impediría disfrutar, sino que, llevado de su altruismo, en vida y por diferentes escrituras de donación se desprendió de una gran fortuna constituida por sus bienes patrimoniales y de unos inmensos terrenos en Murcia, que, gracias a su espíritu emprendedor, de pantanosos e insalubres, convirtió en 40.000 fértiles taúllas de regadío, casi 85.000 marjales de tierra.

Las pías fundaciones de Belluga, por la diversidad de sus fines benéficos son bastante complicadas de desarrollar aquí y estaban basadas en tres fundamentales escrituras de donación:

1ª. Otorgada en Roma el 8 de diciembre de 1729

2ª. Otorgada en Roma el 6 de mayo de 1739

3ª. Otorgada en Roma el 18 de septiembre de 1741

Nombramiento del marqués de Roda como juez conservador de las fundaciones de cardenal Belluga. 1793 (Foto: El Faro)

El patrimonio de esas fundaciones se basaba fundamentalmente en las 40.000 taúllas de tierra de riego en las vegas de Murcia. Lorca, Alicante y Orihuela. Los productos económicos de ese patrimonio se dividirían en cuarenta porciones que habrían de aplicarse, en mayor o menor cantidad, al sostenimiento de las diferentes instituciones que creó el Cardenal.

En la cláusula número 36 de la escritura de 1729 es donde primero aparece la fundación que para la ciudad de Motril hizo Su Eminencia, dotándola con los productos de dos partes y media de las cuarenta totales, cantidades que habían de ser enviadas anualmente a Motril para ser administradas por el vicario y el cabildo de la Iglesia Mayor de la Encarnación.

Las instituciones que, con ese dinero, habrían de mantenerse en nuestra ciudad eran las cátedras de Filosofía, Letras y Teología del seminario de San José; dotación y ayudas al estudio de los parientes motrileños del Cardenal y para los alumnos pobres naturales de Motril que estudiasen en el colegio San Luis de Gonzaga de la compañía de Jesús que había fundado, también Belluga, en la ciudad.

Además, en la cláusula 64 de la misma escritura se le aumenta a Motril media parte más de las cuarenta totales, dividiendo los productos de las tres partes que hasta aquí resultan, en treinta porciones que se aplicarían en su mayoría al sostenimiento del citado colegio de Jesuitas y nuevas ayudas a estudio para jóvenes motrileños que tuviesen que sufrir exámenes de aptitud antes el tribunal de ingreso en la Universidad de Granada. El resto las aplicaba al sostenimiento del convento de Nazarenas y para el hospital de Santa Ana.

Por último, en la escritura de 1741, aparece dejando ya a Motril cinco partes de las cuarenta mencionadas, es decir, el 12,50 % de cuanto haya producido y produzca la dote total de las Fundaciones Belluga.

Estas nuevas partes son destinadas al sostenimiento de la capilla de los Dolores fundada en la Iglesia Mayor, creación de una escuela de Música, un montepío de ayuda para los labradores pobres, una escuela para niñas necesitadas y la fundación de varias memorias pías en la ya citada Iglesia de la Encarnación.

Andando el tiempo, las fundaciones de Belluga en Motril y en el resto de las ciudades murcianas, fueron desamortizadas y vendidas en pública subasta, con ello las instituciones creadas por el Cardenal desaparecieron y a fines del siglo XIX nada quedaba de las rentas destinadas a Motril.

Cuando la Junta de la Fundaciones de Belluga constituida en Murcia en 1898, intenta recuperar del Estado los bienes donados por el Cardenal al amparo del decreto de 20 de marzo de 1857, que ordenaba el reintegro de los bienes asignados a fines benéfico-docentes, los correspondientes a Motril, recaen en el Arzobispado de Granada, que se apropia de las cuantiosas rentas sin que llegara nada a nuestra ciudad.

En sesión de la Comisión Municipal Permanente de 2 de octubre de 1924, el Ayuntamiento motrileño acuerda elevar una petición a ministerio de la Gobernación, insistiendo en que se deje de liberar por el Estado cantidades a Murcia o al Arzobispado de Granada por el concepto de “Fundaciones de Belluga”, en tanto no quedasen definidos y protegidos debidamente los derechos de Motril a percibir el 12,50% del producto total bruto.

Desconocemos si la cuestión de prolongó más en el tiempo, no hemos encontrado ningún documento que acredite si el Gobierno de España tuvo en cuenta la reclamación del Municipio, pero al parecer las considerables y necesarias donaciones destinadas a Motril por el Cardenal en el siglo XVIII, se perdieron definitivamente para una ciudad que precisaba con creces cualquier ayuda económica que mejorara la situación social de los motrileños.

URL: http://www.elfaromotril.es/?p=86210

Escrito por ElFaro en 19 may 2017. Archivado bajo Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

WordPress Themes

Galería de fotos

Acceder WordPress Themes
Wp Advanced Newspaper WordPress Themes Gabfire