El Faro

EL VERBO PROSCRITO

UN CIELO CERCANO

JUAN JOSÉ CUENCA -Escritor-

El cielo lo tenemos ya un poco más cerca. Y no hace falta morirse para poder disfrutar de él. Al menos, en teoría. Por un precio más módico y apto tanto para beatos sufridos como para pecadores irreversibles y libertinos, podremos darnos una vueltecita por las nubes y disfrutar de unas vistas aéreas que ya las quisiera para sí el London Eye de la capital británica. Tampoco se necesita un cursillo acelerado de superhéroe con capa ni estar licenciado en Aeronáutica. Basta con acercarse por nuestro Puerto y contratar los servicios de la empresa Tropicopter, que oferta una actividad hasta hace muy poco desconocida por estos lares.

La Costa Tropical siempre se ha caracterizado por una amplia disposición para los deportes al aire libre. Quizás se deba al inmejorable y envidiable clima del que gozamos, pero desde hace poco tiempo se ha experimentado un significativo auge en deportes diversos como montañismo, escalada, escuelas de buceo y de vela y un largo etcétera. Junto a ellos nos encontramos, también cada vez con más frecuencia y adeptos, con otras actividades aún más nuevas como son el puenting, parapente o ala delta… Pero nos faltaba todavía algo que no conocíamos sino de otros lugares: poder hacer excursiones surcando los cielos en helicóptero. Ahora esto también lo tenemos, aquí mismo como decía antes, en el Puerto de Motril.

Tropicopter cuenta con varios helicópteros para la demanda de sus servicios, aunque desde el helipuerto de la dársena motrileña utilizan el modelo R44 Clipper II que ofrece un equipamiento con flotadores para travesías sobre el agua, auriculares reductores de ruido, hilo musical, dos cámaras para grabar tanto el exterior como el interior y asientos de piel. Una vez finalizado el vuelo, se puede optar por adquirir una copia de vídeo con todo lo que se ha grabado durante el viaje.

Entre los itinerarios ofertados por esta empresa nos encontramos con vuelos fotográficos y de filmación aérea, servicio de observación y patrullaje, transporte de viajeros y seguimiento de líneas, vuelos VIP, carga externa y publicidad aérea con pancartas. Además de todo lo anterior se pueden contratar otro tipo de servicios, según la demanda de los usuarios.

Las excursiones programadas son aptas para las exigencias de cualquier persona con vuelos sobre el castillo de Salobreña; el Cañón Tajo de los Vados; Costa Tropical oeste; acantilados de Calahonda-Castell; el cabo de Sacratif; la sierra de La Alpujarra; Costa Tropical y Anarquía; Sur de Granada: sierras, cañones y playas; la Alhambra desde el cielo; Granada monumental; Alhambra, Anarquía y Costa Tropical y lo mejor de Granada. Como ven, para todos los gustos y exigencias.

Y es que la verdad, queda muy bonito y muy romántico aquello de darse un paseo entre las nubes observando una puesta de sol o un amanecer, mientras pedimos la mano de la persona a la que amamos. Como de película o de reality show lagrimero y ostentoso. ¡A ver quién es la guapa (o la fea) que se digna a decirte que no a más de mil metros de altura!. Puede pensar la buena moza que si te da calabazas lo mismo hace vuelo libre sin motor y… sin paracaídas. Además, como el espacio es más bien limitado, podemos estar tranquilos de que la suegra o la cuñada pelma no se vayan a apuntar al viajecito, que mirándolo bien también es una ventaja.

En fin, que quien quiera sentirse por unos minutos como Tom Cruise en Top Gun (aunque sin pilotar los mandos del aparato, claro está) no será ya por falta de oportunidades.

Desconozco, por otro lado, si esta empresa marcha viento a favor o no levanta cabeza. Tampoco es que lleve demasiado tiempo establecida en nuestro Puerto, pero esperemos que les vayan las cosas estupendamente y no tengan que cerrar como otros tantos negocios donde se han perdido mucho dinero e ilusiones. Porque como decía, ya no hay excusas. Aunque la única pega que podemos encontrar a esta nueva iniciativa de ocio es en los precios, que no son muy asequibles para la mayoría del personal que se diga. Eso unido a que, además, los trayectos duran muy pocos minutos (según el itinerario elegido y lo que puedas gastarte) y no todos los bolsillos aguantan el envite de las alturas.

Todo lo que sea creación de nuevas formas de ocio con sus respectivos puestos de trabajo, bienvenido sea.

Esperemos que con iniciativas como ésta, los ferrys para estar un poco más cerca de Melilla y de África y todo lo que se nos pueda pasar por la cabeza, nos ayuden a despegar definitivamente en el sector turístico.

Y volar alto, donde nadie pueda hacernos sombra.

URL: http://www.elfaromotril.es/?p=31255

Escrito por ElFaro en 27 feb 2015. Archivado bajo Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

1 Comentario por “EL VERBO PROSCRITO”

  1. ElFaro

    Està bien promocionar lo que tenemos en las opiniones.

Deja un comentario

WordPress主题

Galería de fotos

Acceder Weboy
Wp Advanced Newspaper WordPress Themes Gabfire